Sueño infantil ¿Hay que dejarles llorar?

Por Carolina Aguilera Apuntes No hay comentarios en Sueño infantil ¿Hay que dejarles llorar?

No dejaré la respuesta para el final del post. La respuesta es NO.

Los bebés no lloran para fastidiar a sus padres y madres, para retarles, desafiarles o porque están consentidos o sean caprichosos. Los bebés no tienen memoria a largo plazo, así que no se les puede consentir (René Diekstra, psicólogo profesor e investigador de la Universidad de Utrecht, Holanda). Los bebés lloran porque necesitan algo.

El llanto es la única vía de comunicación que tienen. Debemos sentir un gran respeto y reconocimiento de su llanto  hasta descubrir el motivo: si necesitan comer, dormir, sentirse protegidos, ser calmados, ser estimulados, etc.

Imagen obtenida de la web www.motherandbaby.com

Imagen obtenida de la web http://www.motherandbaby.com

Si un bebé llora, cójanlo. Algunas madres y padres siguen métodos porque una vecina, hermano o amiga se lo ha recomendado. Sufren dejando a los bebés que lloren, pero piensan que lo hacen por su bien, para que no se malacostumbren.  Sin embargo, al realizar este tipo de técnicas, los bebés pueden llegar a niveles de estrés tan elevados (sobre todo si estas prácticas son continuadas) que estas hormonas del estrés pueden alterar su desarrollo cerebral.

Lo que están consiguiendo es desarrollar un apego no seguro. Los  bebés aprenden que sus padres y madres  no les calman, se sienten indefensos/as. Si un bebé llora, cójanlo. No por cogerlo, acunarlo, calmarlo se le está malcriando sino todo lo contrario.

Dormir es un proceso evolutivo que se va adaptando a las necesidades del ser humano. Los niños y niñas ya nacen sabiendo dormir, lo que pasa es que a veces no duermen cuando los padres y madres quieren. Otra de las evidencias claras, es que todos: niños, niñas y adultos, nos despertamos varias veces en la noche, pero sólo los más mayores dominan la técnica para regresar al sueño. Es una cuestión de tiempo que lo hagan los pequeños, porque se trata de un proceso evolutivo. (Rosa Jové, psicóloga especializada en clínica infantil y juvenil y en psicopediatría). La clave es que durante este proceso se fomente un sistema de apego seguro entre la madre/padre y su hijo/a.

Un sistema de apego seguro pasa porque el niño/a se sienta contenido/a, protegido/a, calmado/a y querido/a, lo cual no se consigue dejando al bebé solo, llorando, sin responder a su demanda, sino todo lo contrario.

Para comprender este proceso y todos los demás relacionados con nuestros hijos e hijas deberemos ponernos en su lugar e intentar conocer como ellos y ellas se sienten, dejando a un lado nuestro punto de vista de adultos.

  • Compartir:

Deja un comentario